Una sola radio, una sola misión

estamos al aire

MENSAJE DEL DIRECTOR

 

Sexto domingo ordinario

 

Pbro. Jorge Antonio Luna Casillas

¡Alégrense porque el reino de Dios ha llegado a ustedes!

 

        Jesús nos ha dicho que en el cielo hay muchas moradas, y por lo tanto debe haber muchos caminos para llegar allá.  Y es Jesús mismo quien en este domingo nos señala los grandes caminos de Dios en la tierra para poder llegar a las distintas moradas eternas; y estos caminos son las bienaventuranzas. Estos caminos resultan ser una participación a los hombres de la gloria de Dios.  De pronto esos caminos nos desconciertan; pero hay que tener en cuenta que los pensamientos de Dios aún completamente distintos de los pensamientos de los hombres. Las bienaventuranzas vienen a ser  el camino de la fe y el programa de la felicidad cristiana.  Viene a significar: ¡Alégrense porque el reino de Dios ha llegado a ustedes!

Dichosos los pobres de espíritu porque de ellos es el reino de los cielos.

        La palabra “reino”, “quiere decir ante todo, el dominio soberano de Dios, su actividad salvífica en la historia del hombre, que él desea transformar en historia de salvación.  es la manifestación de la bondad incondicional de Dios con los hombre, cuya felicidad  y  salvación integrales  desea aquí y ahora, pero también escatológicamente. Si se acepta el reinado de Dios, los hombres pueden alcanzar también su verdadero yo, esto es, realizar su propia personalidad.  Esto se aplica especialmente a las personas que han estado hasta ahora oprimidas de múltiples maneras, pues Dios les profesa un amor de preferencia”.

Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados.

        Dios nos da a entender que en la conjunción de nuestra voluntad con la suya, vamos a encontrar una satisfacción.  Estaremos cumpliendo nuestros deberes directos con El, con el prójimo y con nosotros mismos.  El cumplimiento con la voluntad divina es lo que constituye la perfecta justicia.

 

Dichosos los mansos, porque ellos poseerán la tierra.

        En forma semejante se dice que tiene la virtud de la mansedumbre, quien no tuerce ni a la derecha, ni a la izquierda en el camino de Dios, sino que cumple sus mandamientos, a pesar de las dificultades que le lastimen, y tiene la suficiente fortaleza espiritual para alentar a los que se doblan.

 

Dichosos  los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

        Esta paz se consigue luchando a brazo partido por suprimir toda situación de pecado, irradiando la fe y la esperanza, la caridad y la justicia, manteniéndonos siempre en unión con Dios por medio de la oración.

        En la Iglesia las persecuciones son condición de la victoria definitiva de Cristo y de los signos de la instauración completa del Reino de Dios.

 

EVANGELIO DEL DÍA

Tweets de RM

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México