Una sola radio, una sola misión

Los nuevos desafíos del "Proyecto Radio María"

Después de más de 30 años de actividad, podemos hacer un breve balance de la misión de Radio María en el mundo. la primera fase, entre finales de los 80 y principios de los 90, fue la del desarrollo de Radio María en Italia gracias también a la gran participación espiritual de millones de oyentes italianos. Fueron ellos los que sostuvieron el crecimiento de la radio, haciendo de ella una gran realidad nacional y, poco a poco, internacional. Luego vinieron las llamadas de los cristianos en América Latina y de Europa, a las que se sumaron importantes solicitudes de los obispos africanos.

La fase sucesiva fue una etapa imprescindible: fundar una asociación internacional que recogiese esta llamada universal espontánea de la Iglesia del mundo y la organización con criterios de eficiencia sobria y al servicio de los oyentes. Con esta determinación, la sencilla herramienta de la radio, demostró que era efectiva en todo el mundo, especialmente en aquellos países donde la poca libertad de pensamiento y en los medios de comunicación parecían no ofrecer oportunidad alguna.

Posteriormente, después de la caída del muro de Berlín, tuvo lugar la transición a una economía de mercado, que abrió gradualmente el escenario de la televisión y la radio privada, especialmente en Europa del Este. Así, Radio María se convirtió, entre finales de los años noventa y los primeros años del tercer milenio, en un hecho inapreciable para la pastoral de la Iglesia católica en los países del antiguo bloque comunista. Cada emisora logró integrar sus programas en la gran diversidad de las iglesias católicas orientales y entablar un diálogo constructivo con la Iglesia  ortodoxa.

Pero uno de los verdaderos milagros fue la expansión de Radio María en los países de África y América Central. En la primer década del tercer milenio, Radio María consiguió convertirse casi en una radio nacional. Además en muchos países de África subsahariana ha llegado a las aldeas mas remotas, pasó a ser así una herramienta esencial en la vida social y en la pastoral de la Iglesia.

Desde hace algún tiempo nos encontramos en una nueva fase. La comunicación se está enriquecido con nuevas herramientas y se beneficia de las nuevas tecnologías digitales que ofrecen muchos servicios, pero que requieren fuertes inversiones para un público mucho más vasto y fragmentando. Sorprendentemente la audiencia de   Radio María sigue creciendo, adaptándose a los teléfonos móviles, a las redes sociales y a las nuevas tecnologías, y tener éxito también en estos medios, un éxito que muchos no esperaban. 

Todo ello ha sido posible porque el mensaje de esperanza cristiana es más actual que nunca, y las nuevas herramientas le brindan nuevas oportunidades. El hombre busca a Dios en todas partes, en todas las latitudes, como demuestran también sencillamente las estadísticas de la audiencia, especialmente en la web donde los datos son indiscutibles.

Por lo tanto, ésta en marcha una nueva fase para Radio María, llamada no solo a la presencia en los países en desarrollo, sino también en aquellos donde no se conoce todavía el mensaje cristiano y donde a menudo las nuevas comunidades cristianas son marginadas o incluso perseguidas. Las nuevas fronteras de la comunicación llegan a todas partes a través de la red y de los satélites, y el mensaje cristiano de esperanza cuando se vive penetra en todas partes y contribuye a la paz y a la convivencia civil. 

Me gustaría dar gracias por su ayuda y por su apoyo a todos los oyentes y voluntarios que día tras día dedican su tiempo a difundir Radio María. Sin este ejercito silencioso de fieles, la Santa misa en las liturgias locales, la catequesis diaria, la voz del Santo Padre no llegaría cada día a más de 500 millones de personas.

 

Vittorio Viccardi

Presidente Familia Mundial de Radio María

 

Fuente. Revista "El milagro del Voluntariado" Edición 2019, página 5,6

     

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México