Una sola radio, una sola misión

Eventos Septiembre 2018

Este mes tenemos preparados para todos nuestros radioescuchas diferentes eventos de formación, los esperamos. 

Read more ...

Familias de todo el mundo esperan al Papa en Dublín

 

 Resultado de imagen para encuentro mundial de las familias

Familias de todo el mundo esperan al Papa en Dublín

Del 22 al 26 de agosto miles de personas se reunirán en Irlanda para participar en el encuentro Mundial de las Familias, que contará con la presencia del Papa Francisco y que lleva como lema: "El Evangelio de la familia, alegría para el mundo”.

Ciudad del Vaticano

Falta menos para que empiece el Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará del 22 al 26 de agosto de 2018, en Dublín, Irlanda y que contará con la presencia del Papa Francisco durante el festival de las familias y la Misa de Clausura.

Mientras se lleva a cabo los últimos preparativos para este gran evento de la Iglesia Universal, compartimos este video promocional difundido por la Arquidiócesis de Dublín en su página web y que está disponible en varios idiomas.

La Iglesia: Una familia de familias

Recordamos que el lema para este IX Encuentro Mundial de Familias es “El Evangelio de la familia, alegría para el mundo”. Y precisamente a esta alegría del amor experimentado en la familia, que es también la alegría de la Iglesia, hace referencia este video, subrayando que la Iglesia Católica es "una familia de familias".

“Nuestro Santo Padre el Papa Francisco está animando a familias de todo el mundo a venir a Irlanda en el 2018 para celebrar la vida de familia y su importancia en la sociedad", expresa asimismo en el video, el Prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, el Cardenal Kevin Farrell.

El Purpurado también es uno de los responsables de la organización de este evento.

El pasado Encuentro Mundial de las Familias se realizó en Filadelfia (Estados Unidos) en el 2015. Unas jornadas inolvidables que contaron con la participación de 18 mil personas en las actividades generales y más de 900 mil en la Misa de Clausura con el Papa Francisco.

En esta ocasión se espera que el encuentro en Dublín tenga la misma repercusión y que se cumpla el mensaje del video promocional:

“Cada sociedad, cada persona percibe un vínculo universal, un vínculo que nos conecta: la familia. Esperamos recibir a gente de cada rincón del mundo en nuestras costas para  vivir juntos este Encuentro Mundial de las Familias en 2018”.

 

Read more ...

Boletín de Radio María - Septiembre 2018

 

 

 

 

 

 

Read more ...

Esto pensaba Concepción Cabrera de Armida sobre la situación del mundo

 

 

 

El P. Edmundo Iturbide Reygondaud M.Sp.S. (1900-1974), al entrar en el noviciado de los Misioneros del Espíritu Santo en 1917, tuvo la oportunidad de tratar muy de cerca a los fundadores de su congregación: el venerable[1] P. Félix de Jesús Rougier (1859-1938) y la también venerable Concepción Cabrera de Armida (1862-1937). El primero, sacerdote ejemplar, contemplativo y, al mismo tiempo, emprendedor a gran escala y la segunda, laica, mística y madre de familia.
 

El P. Edmundo, nos dejó una anécdota que nos permite conocer qué pensaba Concepción Cabrera sobre la crisis de valores en el mundo. Quizá él o algún otro, esperaba una queja o lamento, lleno de negatividad y crítica monótona; sin embargo, lo que recibió fue una respuesta realista y, al mismo tiempo, cargada de optimismo, de fe y coherencia. Dejemos que nos la cuente:

“Yo me quejaba una vez de la situación mundial, y que cómo Dios permitía esto y lo otro, a la señora Concepción Cabrera de Armida… se sonrío y me dijo: ¡Ay! P. Edmundo, tiene usted mucha razón hay que corregir este mundo que anda tan mal; y qué le parece si empezamos usted y yo, vamos a empezar a corregirnos y así, ya empezó la corrección mundial, habrá desde luego, dos pícaros menos en el mundo…”[2].

A veces, los católicos solamente sabemos quejarnos, jugar al “aguafiestas”, olvidando que si bien hay que tener en claro lo que está mal, aquello que deshumaniza, el tema no es sonar a disco rayado, sino implicarnos en el cambio, en el plan de mejora y, entonces, dar sentido, fundamento a la crítica de un modo que realmente construya. Los sermones aburren, cansan, alejan, pero implicarse sobre el terreno convence, atrae, cuestiona, despierta y compromete. Puntos que la Venerable Concepción Cabrera de Armida logró consolidar a su alrededor. De modo que la Espiritualidad de la Cruz, más que un conjunto de quejas en redes sociales, implica poner manos a la obra, sumando esfuerzos que generen un cambio, empezando a nivel personal. Solo así podremos ser creíbles en un mundo que necesita referencias para darse cuenta que hay otro camino posible, el de una fe vista en lo concreto, en el día a día.

Seamos claros y realistas, pero también conscientes de que siempre hay motivos para seguir. La Cuaresma, como tiempo de preparación, tiene todo un sentido pedagógico que implica, en cierta manera, volver a empezar, reconstruir, para ir a lo esencial, a lo que realmente vale la pena y hacerlo de un modo amable, optimista.

 


[1] El término “venerable” se aplica a todos los candidatos a ser canonizados cuando el papa firma el decreto que asegura que vivieron las virtudes en un grado heroico.

[2] Colección Pan diario. (2016). Pan diario, amasado, horneado y servido por el P. Edmundo Iturbide Reygondaud. Página 176. México: La Cruz.

 

Read more ...

El amor no es como lo pintan


 

El amor no es como lo pintan

Carmen Ortiz/ Escritora

 

Resultado de imagen para ama y haz lo que quieras

 

El amor, es sin duda el sentimiento más grande y maravilloso que hay. Sin embargo, vivimos en un mundo tan cambiado que hasta el sentido del amor ha cambiado y en ese sentido confundimos lo que es el amor por lo que es un querer o una simple necesidad.

 

Quizá podamos identificar el amor en la forma más pura cuando pensamos en nuestros hijos, porque ¿qué no haríamos o daríamos por ellos? Por verlos, siempre sanos, felices, plenos… Nada nos detiene cuando se trata de ellos, porque los amamos y eso es el amor; dar y dar sin esperar nada a cambio, igual ama una madre a su hijo sano que al enfermo, al que es un prodigio en la escuela que al que saca malas notas, igual al que se ha hecho un hombre o mujer de bien que al que anda en malos pasos, lo mismo ama al que le da alegrías que al que sólo le da tormentos y noches sin dormir. Amor, eso es lo que nos lleva a aceptar sin reparos, sin quejas.

 

¿Pero qué pasa cuando el amor se siente por una pareja? ¿Podemos sentir amor en esa misma medida? ¿Aceptamos a la persona tal cual? ¿Sin reparos, sin quejas? ¿Sin la esperanza de que esa persona cambie? Creo que la mayoría diríamos que no. Es aquí donde quizá confundimos el amor con cariño o necesidad.

 

“—Te amo —le dijo el Principito.

—Yo también te quiero —respondió la rosa.

—Pero no es lo mismo —respondió él, y luego continuó— Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía. Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes. “(El Principito de Saint-Exupéry)

 

Todos pasamos por diferentes situaciones que nos marcan como seres humanos, y nos hacen diferentes unos de otros. Y que definirán lo que somos y lo que nos amamos; sin duda el amor propio también define la forma en que amamos a los demás. Pero muchas veces este amor propio sólo es egolatría, y es ahí donde el amor hacia los demás se convierte en vano cariño. Porque como bien dice la frase antes citada, querer es esperar algo de los demás, cuando queremos a una persona nos generamos expectativas, nos apegamos a las personas y cosas de acuerdo a nuestras necesidades y carencias, ya sean emocionales o materiales, y al no obtener esas expectativas, esa reciprocidad de sentimientos es que obtenemos dolor, querer duele porque queremos hacer nuestro algo que no lo es.

En cambio, el amor; el amor lo da todo. Es aceptación de la persona tal cual es,  es dejar que esa persona crezca a tu lado o lejos de ti, porque amar es desear lo mejor para quien se ama, sin pedir ni esperar nada a cambio, permanecemos a su lado esperando dejar en cada momento vivido algo de felicidad en él o ella, porque su alegría y crecimiento nos dará la nuestra, no importa si es una pareja, un padre o madre, hermano, hermana, hijo, hija, etcétera. Darnos por completo, abrir nuestro corazón y alma, eso también implica que dentro de su corazón estaremos nosotros, consecuentemente, y eso nos dará alegría; porque lo que damos es lo que somos y recibimos, y dar en el amor no empobrece sino al contrario, por eso dar amor no acaba con él, sino que lo hace más grande y fuerte, además de darte felicidad.

 

—Amar es permitir que seas feliz, aun cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento…

—Ahora lo entiendo —contestó ella después de una larga pausa.
—Es mejor vivirlo —le aconsejó el Principito. (El Principito de Saint-Exupéry)

 

Así pues, sigamos este consejo que nos da quizá uno de los personajes literarios más queridos. ¡Vívamos el amor!

 

Read more ...

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México