Una sola radio, una sola misión

estamos al aire

MENSAJE DEL DIRECTOR

CRISTO REY

 

Pbro. Jorge Antonio Luna Casillas

 

Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, serán reunidas ante Él todas las naciones.

 

    

EL REINADO DE JESUCRISTO ES UN REINADO DE VERDAD. Jesucristo, como Hijo de Dios, es en sí mismo la ciencia del Padre, conforme a la cual se hicieron todas las cosas. Por eso es el único que ha podido decir: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. El en sí mismo es Verdad y es vida, pero al hacerse hombre se hace camino para nosotros, para enseñarnos cómo llegar a Dios.  En el mismo tribunal de Pilato, oficialmente responde: “Tú lo has dicho, yo soy rey. La conclusión para nosotros es que sepamos seguir sus pasos. Y como El fue congruente con su misión hasta la muerte, nosotros también tenemos que serlo. Por eso hemos de vivir nuestra fe para dar un auténtico testimonio de la misma. Nunca hay participación posible entre la santidad y la maldad, ni asociación de la luz y las tinieblas, ni acuerdo entre Cristo y el diablo, así jamás podrán coexistir el reino de Dios y la hipocresía, la mentira y el pecado. En consecuencia, aparte de ser congruentes con nuestra fe, hemos de entablar una lucha frontal en contra de estas tres cosas; la hipocresía, la mentira y el pecado.

EL REINO DE CRISTO ES UN REINO DE VIDA. Dios es infinito en su ser y nosotros por nuestras fuerzas, jamás podremos alcanzarlo. Jesús es el que nos ha conseguido la participación de la vida de Dios con sus padecimientos y su muerte en la cruz. Esa participación de la vida  de Dios se nos concede en el bautismo y se regenera en la confesión sacramental. Por eso Jesús nos dijo con toda claridad “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia. Jesús se ha dejado inmolar por nosotros en la cruz, y ha condicionado el fortalecimiento de nuestra vida espiritual, a que lo comamos a El en la sagrada comunión. Este es el pan bajado del cielo, no como aquel que comieron nuestros padres, los cuales murieron. El que come este pan vivirá eternamente”. 

El reino de Jesucristo, no solamente es reino de verdad y de vida. Sino que también es un REINO DE SANTIDAD Y DE GRACIA.  La Santísima Virgen proclama en el Magníficat estas dos verdades, cuando dice: “Ha hecho en mí maravillas el que todo lo puede, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que lo temen”. Recordemos pues, que en el reino de Dios y de Jesucristo, no hay posibilidad de influencias, o mordidas de ninguna clase. Cuando a Jesús le dicen: “Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte. Pero El les respondió mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la palabra de Dios y la cumplen”. Así es que Jesucristo no reconoce ni siquiera los lazos de la sangre. Para El, lo que vale es el cumplimiento neto de la ley de Dios.

 

En cuanto a nosotros, como valientes soldados de Cristo Rey, trabajemos ardientemente por su reinado, de verdad y de vida, de santidad y de gracia, de justicia, de amor, y de paz. 

 

 

EVANGELIO DEL DÍA

Tweets de RM

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México