Una sola radio, una sola misión

estamos al aire

MENSAJE DEL DIRECTOR

 

TERCER DOMINGO ORDINARIO

 

Pbro. Jorge Antonio Luna Casillas

 

¿Cuantos de nosotros seríamos capaces de imitar a los primeros cuatro apóstoles? Si viniese un Profeta y dijese  al Gerente: deja los negocios; y al Profesor: baja de la tarima y arroja los libros; y al Obrero: devuelve tus herramientas que te daré otro trabajo; y al Rico: da todo lo que tienes pues conmigo adquirirás un tesoro incalculable, ¿cuántos lo seguiríamos con la misma espontaneidad de aquellos pescadores?

 

A todos los cristianos Dios nos ha dado una vocación, sin ningún merecimiento propio, pues todos nacemos a plena luz del Evangelio. Es por ello que nuestro primer llamado es a la santidad, esa es la vocación universal de todo cristiano.

 

Nuestro Señor nos llama a todos abandonar el estado de tibieza en que vivimos, sobre todo en nuestros tiempos. Quiere que demos buen ejemplo, que practiquemos el bien, y llevemos con paciencia nuestra cruz. ¿Cuál es el camino para alcanzar la santidad?. De simples pescadores hace Jesús, con una palabra, maestros de su doctrina, fundamentos de su Iglesia, pescadores de hombres. De esta transformación participamos todos: cada cual según la gracia de Dios. Unos son doctores, otros apóstoles, otros fieles, según la gracia multiforme de Dios. Pero la vocación al reino de Dios, cualquiera que sea el lugar a que se nos llame, nos hace siempre grandes”. Por tanto, lo que nos interesa es una obediencia pronta y total a Dios que nos llama, como la de los apóstoles en este pasaje del Evangelio.

 

La respuesta de los apóstoles es radical: lo dejan todo para seguir a Nuestro Señor. Así debemos hacerlo, a lo menos con el afecto: Bienaventurados los pobres de espíritu. Nadie puede ir rápidamente al cielo estando apegado a los bienes de la tierra. Además, ¿de que nos servirán los bienes materiales en la Patria Celestial? La radicalidad de los apóstoles es el testimonio que estamos llamados a dar.

 

 

La experiencia nos enseña que el seguimiento de Nuestro Señor, es una vida profundamente feliz. “esa felicidad se mide en relación con la fidelidad al designio de Jesús,  ¿Debemos tener alguna condición especial para recibir el llamado de Cristo, sea en el estado de vida que Nuestro Señor determine? No. Este es, como ya se dijo, un llamado universal, el seguimiento de Nuestro Señor solo es posible con su gracia. Así que “pescadores e ignorantes, son enviados a predicar, para que se comprenda que la fe de los creyentes está en la virtud de Dios, y no en la elocuencia ni en la doctrina”

 

 

EVANGELIO DEL DÍA

Tweets de RM

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México