Una sola radio, una sola misión

estamos al aire

MENSAJE DEL DIRECTOR

DOMINGO DE RAMOS 

 

Pbro. Jorge Antonio Luna Casillas

  

Jesús hace la entrada en Jerusalén. Algunos abren los ojos, se mueven, le salen al encuentro, lo aclaman, lo reconocen como mesías, le reservan una acogida calurosa, se dejan contagiar por el entusiasmo. Será el triunfo modesto, reducido por otra parte, nadie se ha preocupado por suerte de calcular el número de participantes, de medir la duración y la intensidad de los aplausos. Pero aunque limitado, se trata siempre de un triunfo.  La cabalgadura no es en absoluto magnífica ni  real. Y, sin embargo, la escena conserva sin duda un tono de solemnidad.  Una fiesta bajo el signo de la espontaneidad, de la simplicidad. Ningún comité, donde están los nombres de todas las personas importantes; aquí, por el contrario están todos los que no cuentan, los que no tienen nombre, nada de preparativos colosales, gastos probablemente inexistentes, la fe comporta un costo que no tiene nada que ver con los gastos. La manifestación sustraída al artificio y a la oficialidad. El consenso obviamente no se organiza. Todo sucede, diría, por inspiración. Cierto, esto no tendrá una continuación.  Mañana será difícil reclutar a alguien dispuesto a salir todavía al descubierto, a tomar posiciones, a librarse del miedo, a decir no a la conjura, a vigilar durante la noche.

            El sabe muy bien que no nos mantenemos por mucho tiempo.  Que la coherencia no está entre los signos característicos con que nos dejamos conocer a ciencia cierta.  Sabe perfectamente que, a pesar de la ramita de olivo que hoy llevamos a casa, mañana encontraremos la manera de andar a la greña con alguien, de irritarnos por tonterías. Y, sin embargo, está contento de que hoy no nos hayamos echado atrás. Nos hemos interesado por su suerte. Hemos cultivado por lo menos un pequeño deseo de paz. Está feliz de haber hecho su entrada. No esperaba otra cosa.  Se trata de un inicio. Ningún inicio es despreciable. El no se engaña. Nos conoce bien.  Sabe que con nosotros siempre debe comenzar desde el principio. Principio después de principio…De todos modos, desde nuestro punto de vista, sería útil, al menos una vez, no conocer ya de antemano el final de la historia.

            Dejémonos acompañar por el himno que nos ofrece Pablo, que posiblemente lo ha sacado de la misma liturgia de la Iglesia de Filipos, a quien se dirige (segunda lectura), en la que destaca un doble movimiento, que caracteriza la vida de Cristo y la de todo cristiano: abajamiento/alzamiento; humillación/glorificación; oscuridad/luminosidad; despojo/transfiguración; pérdida del nombre y de los títulos/adquisición del <Nombre sobre-todo-nombre>.

EVANGELIO DEL DÍA

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México