Una sola radio, una sola misión

estamos al aire

MENSAJE DEL DIRECTOR

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

 

“Una voz en el desierto”

Pbro. Jorge Antonio Luna Casillas

 

En el Evangelio se insiste en ese aserto de Juan el Bautista: “Una voz grita en el desierto. Preparad el camino del Señor”.

Desierto es una palabra que habla poderosamente hoy a nuestra conciencia, tanto colectiva como personal.  Casi el 33% de la superficie terrestre está ocupada por el desierto.  Y la proporción está en aumento a causa del fenómeno de la desertización.  Es la aridez de las relaciones humanas, la soledad, la indiferencia, el anonimato,  el desierto es el lugar en donde, si gritas, nadie te escucha; si yaces extenuado en tierra, nadie se te acerca; si una bestia feroz te asalta, nadie te defiende; si gozas con una gran alegría o tienes una gran pena, no tienes a nadie con quien compartirla.  ¿No es esto lo que sucede a muchos en nuestras ciudades?. Pero, el desierto más peligroso es el que cada uno de nosotros lleva dentro.  Precisamente el corazón puede llegar a ser un desierto árido, apagado, sin afectos, sin esperanza, relleno de arena. ¿Por qué muchos no consiguen descolgarse del trabajo, apagar el teléfono móvil, la radio, el aiphone…? Tienen miedo de encontrarse  con el desierto. 

Cuanto más aumentar en nuestros días los medios de comunicación, más disminuye la verdadera comunicación. No es la causa, sino el efecto de la falta de diálogo y de intimidad  El Evangelio, lo hemos escuchado, habla de una voz, que resonó un día en el desierto.  Proclamaba una gran noticia: “Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo he bautizado con agua, pero él los bautizará con Espíritu Santo”.

Juan el Bautista anuncia la venida de Jesucristo a la tierra.  la anuncia con palabras sencillas, Él ha recibido el extraordinario deber de sacudir al mundo de la torpeza, de despertarlo del gran sueño, nosotros también estamos frecuentemente en el desierto, si no físicamente, al menos espiritualmente. Por ello, aquella voz está también dirigida hacia nosotros.  Juan el Bautista está ya muerto, pero continúa su función.  El Papa es en el mundo de hoy un verdadero Juan el Bautista, un precursor, uno que va recorriendo el mundo para preparar los caminos para la venida de Cristo.

El amor es la única “lluvia” que puede parar la progresiva “desertización” espiritual de nuestro planeta, y el Evangelio no es otra cosa que esto: el anuncio del amor de Dios para con nosotros y entre nosotros.  La Navidad misma, ¿qué es? “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único…” (Juan 3, 16). Es la prueba de que Dios nos ama y este mensaje más que nunca es actual y necesario en el mundo de hoy.

Nuestra civilización, toda ella dominada por la técnica tiene necesidad  de un corazón para que el hombre pueda sobrevivir en ella. Incluso, muchos no creyentes están convencidos que debemos darle más espacio a las “razones del corazón”, si queremos evitar que la humanidad aboque en una era glaciar, la humanidad entera necesita frecuentemente que en este desierto el Espíritu haga florecer muchas iniciativas sobre las obras de misericordia. adre”.

EVANGELIO DEL DÍA

Tweets de RM

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México