Una sola radio, una sola misión

estamos al aire

MENSAJE DEL DIRECTOR

DOMINGO 15  ORDINARIO

Pbro. Jorge Antonio Luna Casillas

 

JESUS SE REALIZA EN QUIEN NECESITA DE NOSOTROS.

                        El samaritano nos da dos lecciones.  Lo primero que hace él es bajarse del caballo. Tenemos que entender nosotros si queremos servir a Dios, nos tenemos que bajar de nuestro caballo.  Esto es, tenemos que entender que el servicio de Dios implica sacrificio, implica dejar de hacer lo que estamos haciendo, para ayudar a quien necesita de nosotros.  El servicio de Dios implica bajarnos de nuestro caballo, de la flojera y de la indiferencia en la que nos gusta montarnos.             Pero como el sacerdote, aunque conocía bien a Dios no se bajó de su caballo; mientras que el samaritano no lo conocía bien, pero si se bajó y ayudó al herido; al escriba se le dice: vete y haz lo mismo.  Por eso se saca la siguiente lección:  si en un momento dado, no conocemos todas las cosas que son de Dios; pero sabemos bajarnos de nuestro caballo y ayudamos efectivamente a quien necesita de nosotros, Jesucristo es el que nos dice que vamos bien, que sigamos adelante, que vamos a Dios. Jesús nos enseña a realizar en servicio del prójimo hasta los oficios más humildes, y a no detenernos en cualquier sacrificio que implique el servicio a los demás.  Por eso en la última cena se pone a lavarles los pies a los apóstoles.  Y después de hacerlo les dice: Ustedes me llaman Señor y Maestro, y dicen bien, esto es lo que yo soy: vuestro Señor y Maestro; pues si yo que soy su Maestro y Señor, me he agachado a lavarles los pies, con mayor razón ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros; y para eso les he dado ejemplo, para que así como yo he hecho, así lo hagan ustedes”.

            El ejemplo más popular de esta transposición de personas, es la anécdota de san Martín Caballero, que corta su capa para vestir a un desvalido que se encuentra en el camino.  Por la noche se le presenta Jesús cubierto con el pedazo de capa y le dice: “Gracias, Martín.  Aunque todavía no estás bautizado, supiste descubrirme.  Yo era el que estaba en la orilla del camino”.

            La caridad que pudiéramos llamar “Espiritual”.  La necesidad más grande que estamos llamados a remediar por amor de Dios, es la necesidad espiritual.  Hemos de arrancar a los hombres del vicio, llámese embriaguez, drogas o cualquier otro.  Hemos de preocuparnos y tratar de remediar las cosas; cuando nuestros vecinos o conocidos retrasen indefinidamente el bautismo, o la primera comunión de sus hijos, hemos de hablarles cuando vivan en unión libre o solamente con matrimonio civil para que se casen por la Iglesia y den buen ejemplo a sus hijos; o si hay un herido o un enfermo grave, y nadie se acuerda de llamar a un sacerdote, hay que hacerlo uno mismo.  Y en caso ya de agonía, mientras llega el sacerdote, hemos de hacer que se arrepienta de sus pecados ayudándole a rezar el “Señor mío Jesucristo”.  Es allí donde hay que reconocer, en forma completamente práctica, a Jesús, necesitado, abandonado y enfermo.

EVANGELIO DEL DÍA

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México